Como medir la altura correcta del sillín

Coloca las bielas en línea con el tubo vertical para situar los pedales en el punto más alejado del sillín. Mide desde el centro del eje del pedal hasta la parte superior del sillín, siempre siguiendo  la línea del tubo vertical.

Hay dos formas de calcular la altura correcta del sillín:

1.- La primera es «de andar por casa» y consiste en situarse encima de bici,… poner los talones sobre los pedales estando en su punto más alejado y colocar el sillín lo más alto posible sin que tu cadera pierda su paralelismo con el suelo, es decir, sin forzar la pierna para llegar al pedal. Con esta medida el punto exacto está muy cerca y con un margen de +/- 1 cm es imposible que no encontremos «nuestro punto».

2.- La segunda es una nueva fórmula matemática, en la que le influye la longitud de las bielas. Consiste en multiplicar tu longitud de pierna por 1,09 si eres hombre o 1,07 si eres mujer. La medida resultante indica la altura del sillín tomando como punto de partida el eje del pedal cuando las bielas están lo más alejadas posibles, siguiendo una línea a continuación del tubo de sillín.

Siete cosas imprescindibles que nunca deben faltar en nuestras rutas

Salir a rodar por el monte con nuestras bicicletas es y debe ser una experiencia divertida, pero puede convertirse en una verdadera pesadilla si no somos capaces de solucionar algunos de los problemas más comunes de las rutas en bicicleta. Los pinchazos y las roturas de cadena o transmisiones ocupan el puesto núm…ero 1 de problemas típicos durante las salidas en bicicleta de montaña, y requieren de ciertas cosas imprescindibles que todos/as los que salimos a pedalear debemos llevar siempre en nuestras mochilas o en un bidón destinado a transportar nuestras cosas.

En realidad, muchos ciclistas de montaña con cierta experiencia ya saben por experiencia propia lo que necesitan en cada una de sus rutas en bicicleta y seguramente transportan algo más que las siete cosas obligatorias que vamos a ver. Otros, en cambio, ya sea por pereza o porque simplemente realizan rutas de pocos kilómetros, hacen caso omiso de los problemas que puedan surgir y salen a rodar sin más equipación que la bicicleta propiamente dicha, la ropa que llevan puesta y poco más.

De una manera o de otra, y sobretodo para los ciclistas más novatos, en todas y cada una de las rutas que realizamos con nuestra bicicleta de montaña siempre deberíamos equiparnos con ciertas cosas que nos garanticen la resolución o reparación en ruta de un mínimo de problemas que puedan suceder, tales como pinchazos o roturas de cadena. Para ello, nada mejor que llevar siempre con nosotros las siguientes siete cosas:

1. UNA MULTI-HERRAMIENTA
Esenciales para cualquier ciclista que realice rutas por la montaña, estas multi-herramientas nos ayudarán a solucionar todos los problemas derivados de tornillos, tuercas y piezas flojas montadas en la bicicleta. Radios que bailan, cierres que no sujetan o manillares y potencias que se mueven con cada bache pueden ser fácilmente solucionados con una multi-herramienta en condiciones. Para ello, deberíamos disponer de una multi-herramienta con unas características similares a las siguientes:
-Llaves allen de 1,5, 2, 2,5, 3, 4, 5, 6 y si es posible 8 mm. también. Con ello cubriremos todas las medidas que pueda necesitar nuestra bicicleta de montaña.
– Destornillador plano y de estrella. Esenciales para regular los tornillos de los cambios y para hacer palanca en caso necesario.
– Llave Torx T25, esencial para poder ajustar o reparar los tornillos de los discos de freno de nuestra bicicleta. Algunas bicicletas montan tornillos T15 y T10 más pequeños, pero en caso de emergencia siempre podemos apretarlos utilizando las llaves allen.
– Llave para radios en diferentes medidas, normalmente 14G y 15G. Con ella podremos apretar o aflojar los radios de las ruedas de nuestra bicicleta en caso necesario.
– Llaves fijas o hexagonales de diferente medida. A más medidas, mejor cubiertos estaremos ante cualquier contratiempo con alguna tuerca de nuestra bicicleta.
– Troncha-cadenas incorporado. Es la forma más ligera y sencilla de disponer de un troncha-cadenas, ya que al estar incluido en la multi-herramienta no ocupa espacio y resulta imprescindible para reparar cadenas rotas o dañadas.
– Un abre-botellas incorporado. Nunca se sabe lo que podemos abrir con él, o lo que no podríamos beber sin él.

2. UNA CÁMARA INFLABLE DE REPUESTO
Los pinchazos en los neumáticos son algo habitual en las salidas en bicicleta y seguramente todos/as hemos sufrido en nuestras carnes (o en las de algún compañero/a) un pinchazo. Y es que resultan impredecibles, ya que podemos salir durante meses y meses sin sufrir un pinchazo y de repente en una misma semana tener que reparar unos cuantos seguidos. Para estar bien preparados ante lo que pueda suceder en ruta, siempre debemos llevar una cámara inflable de repuesto para nuestras ruedas, ya sean de sistema Tubeless o normales.

3. UNOS DESMONTABLES PARA CUBIERTAS DE BICICLETA
Para reparar un pinchazo o cambiar una cámara inflable, resulta imprescindible desmontar los neumáticos de la bicicleta. Sin las herramientas adecuadas, dicha tarea puede convertirse en toda una odisea que ningún ciclista debería padecer, sobretodo si nos encontramos bajo un brillante sol calentando en exceso o bajo unas amenazantes nubes negras que no auguran nada bueno. Los desmontables para ruedas de bicicleta son ligeros, baratos, no ocupan mucho espacio y siempre deberíamos llevar al menos un juego de ellos.

4. UNA PEQUEÑA BOMBA DE INFLADO
De nada sirve llevar cámara de repuesto ni desmontar las ruedas con rapidez si después no podemos volver a inflar los neumáticos a una presión adecuada. Una pequeña bomba de inflado resulta indispensable para reparar pinchazos o solucionar problemas de presión en las ruedas. En el mercado existen infinidad de modelos donde elegir la más adecuada, pero por norma general deberemos elegir una bomba de tamaño pequeño, compatible con el tipo de válvula que monte nuestra bicicleta y, a ser posible, con manómetro integrado para poder controlar con exactitud la cantidad de aire que introducimos en nuestras ruedas.

5. UN KIT DE REPARACIÓN DE PINCHAZOS
Siempre se ha dicho que más vale prevenir que curar, y por ello un kit de reparación de pinchazos puede resultar de gran ayuda si sufrimos más de un pinchazo durante la ruta. La mejor forma de proceder a ello es utilizando la cámara de repuesto para solucionar el problema y, acto seguido, reparar la cámara que hemos cambiado con los parches del kit de reparación. De esta manera, siempre tendremos una cámara de repuesto disponible ante los pinchazos que puedan suceder en nuestra ruta en bicicleta.

6. UN CIERRE O ESLABÓN RÁPIDO PARA LA CADENA DE TRANSMISIÓN
La cadena es otro de los componentes que también suele ocasionar los problemas más inoportunos en mitad del monte. Gracias al troncha-cadenas de la multi-herramienta y a un cierre o eslabón rápido de repuesto para nuestra cadena de transmisión, podremos solucionar en pocos minutos un problema que de otra manera podría dejarnos en mitad de ninguna parte con nuestra bicicleta a cuestas. Estos cierres rápidos para cadenas están disponibles en multitud de tiendas y centros comerciales especializados, siendo únicamente necesario asegurarnos de que nuestra cadena es compatible con dicho cierre.

7. UNAS CUANTAS BRIDAS DE PLÁSTICO
Por su escaso peso y el poco espacio que ocupan, disponer de varias bridas de plástico en nuestras pertenencias puede ser la solución para múltiples problemas que se puedan dar. Desde una potencia, cambio, tija o sillín rotos hasta las vainas partidas de un cuadro de bicicleta, con unas cuantas bridas podremos hacer una reparación (o sujección) de emergencia que nos permita recorrer unos cuantos kilómetros más hasta llegar al lugar adecuado.

8. Y… ¡AGUA!

Y por último, y aunque no está incluida en las siete cosas imprescindibles que todos los ciclistas deberíamos llevar en nuestras rutas, nunca debe faltar el agua en nuestro equipamiento básico. El agua resulta esencial, de la misma forma que la bicicleta, para poder disfrutar de una ruta de Mountain Bike en condiciones y mantener nuestro organismo en un estado óptimo, además de ayudarnos a limpiar heridas.. Por cierto, ¿quién no tiene sed después de reparar un pinchazo bajo el sol veraniego?

Enfrentadas 26 VS 29er

1

En los últimos tiempos son el tema de conversación. ¿Están de moda?, ¿Es puro marketing? o ¿Realmente tienen beneficios?
Nos referimos a las deseadas y no menos polémicas 29er.

Que mejor que disponer de varias bicicletas y de diferentes marcas para sacar una conclusión propia sobre las ventajas y desventajas de las 29” contra las clásicas 26”.

Gracias al haber estado probando muchos años bicicletas de 26” y últimamente las de 29er, podemos decir que las diferencias son notables, pero ojo, no es oro todo lo que reluce.

Nada mas montar en una bicicleta de 29”, nos vemos más cómodos, la sensación es de mayor control sin haber empezado a dar pedales, esto es muy simple, nos vemos más elevados en la parte delantera y la visión en una posición normal simulando estar rodando, es mínimamente mejor.
En contra a esta seguridad, tenemos que mover casi un kilo de media en casi todos los modelos de 29” frente a sus hermanas de 26”. El peso es mayor ya que utilizan ruedas, cámaras, neumáticos y los tubos utilizados en las vainas traseras son de mayor longitud.
Hemos notado una leve flexión en todos los cuadros de 29”, debido al largo de las vainas traseras que hemos comentado anteriormente, a esto también hay que sumarle la flexión de los radios y llantas.

Estas torsión se acentúa a la hora de realizar alguna subida de pie e imprimiendo potencia, también en momentos donde sprintamos. Esta claro, son para rodar y a gran velocidad.

Con todas ellas, nos referimos a las 29”, nos ha costado mas acelerar, en algunos modelos este margen ha sido pequeño, pero en todas hemos percibido lentitud frente a las 26”. Casi todos los modelos probados, equiparaban la distancia entre ejes, siendo casi idénticos en las dos medidas de rueda. Esto se debe por que las 29”han modificado los ángulos de la dirección para copiar el comportamiento de las más que probadas 26”.
Para que entendáis la sensación, es como bajarse de una mountain bike de 26”y montarse en una bicicleta de carretera, esta es la sensación que te trasmite al primer contacto, simulando el pedaleo, mas constante para seguir en una velocidad uniforme

En las bajadas es donde mas hemos apreciado la superioridad de las 29” respecto a las 26”. En este periodo nos ha sorprendido como las 29” se han comportado en zonas técnicas, a la hora de sortear escalones, terrenos difíciles por donde rodar y las raíces que antes nos hacían reducir la velocidad ahora nos encaramos y sorteamos sin dificultad.
Que duda cabe que son un poco más torpes, pero apenas nos ha costado acostumbrarnos a esa mínima torpeza. Esta torpeza se ve elevada si ruedas con cierta lentitud si el terreno tiene obstáculos muy grandes (escalones) muy continuados, ya que la superficie en contacto con las ruedas es superior y hace que se quede atrapada por la lenta aceleración.

Algo que nos puede parecer contradictorio es su comportamiento en subidas. Nos puede parecer más pesada, más lenta, más torpe, pero la realidad es que en tramos complicados, su tracción es mayor. Esto es por que los neumáticos al ser de mayor dimensión, tienen una superficie en contacto con el suelo también mayor que sus competidoras, y por eso mismo, nos podemos permitir ponernos de pie he imprimir mayor fuerza.

En contra y por este mismo exceso de contacto con la superficie, hay más fricción y el agarre, ralentiza si andas falto de fuerza. Esto nos va a hacer usar más los piñones altos, algo a lo que Shimano ya se ha adelantado y ha sacado piñones con un dentado superior de 36 dientes.
Tenemos que olvidar por completo la relación que utilizamos en una bicicleta de 26”, ya que la relación de marchas que necesarias en una 29” no será semejante y esto puede llegar a confundirnos.

RESUMIENDO LA PERCEPCION.
No por tener unas ruedas con un diámetro mayor corren más. Si esto fuera así, todos los vehículos pequeños montarían neumáticos más grandes.
Estéticamente son más feas, o simplemente estamos acostumbrados a una estética más contenida, son más rápidas bajando, un poco más torpes en tramos técnicos y si tienes la fuerza suficiente para mantener una velocidad constante en subidas, las 29” son una elección acertada.

(Artículo de la revista “MTB RACE”)

Escoger un buen sillín

Hay dos factores que debemos tener en cuenta para escoger un buen sillín. La comodidad y la salud.
Cuando hablamos de comodidad nos referimos a la elección de un sillín que se adapte lo más adecuadamente a nosotros en función de la postura que vamos a adoptar en la bici.
Por regla general se tiende a asociar los sillines ancho y blando con el concepto comodidad y eso es un… gran error.
La anchura de un sillín debe fijarse en función de la distancia entre los isquiones de cada uno y de la inclinación de nuestro cuerpo a la hora de pedalear.
Los isquiones son los huesos inferiores de la pelvis, los que nuestro cuerpo ha diseñado para soportar nuestro peso al sentarnos en cualquier sitio. La separación de los isquios en las mujeres es mayor por que su pelvis esta preparada para dar a luz, por eso existen sillines específicos para mujer que suelen ser un o dos centímetros más ancho.
A medida que vamos inclinando nuestro cuerpo hacia delante con una posición más deportiva, la distancia entre los isquios va disminuyendo. Es entonces cuando un sillín estrecho cobra sentido tanto para hombres como para mujeres.
La postura ideal para cicloturismo debe ser aquella que nos permita pedalear con eficiencia, con control sobre la bici y que a la vez sea cómoda. Por eso no aconsejamos una posición demasiado erguida, con la espalda por encima de los 65º o demasiado inclinada con al espalda por debajo de los 45º.

Esto significa que los sillines aconsejados deben moverse entre unas anchuras de 15 cm para posiciones más inclinadas hasta 18 cm para posiciones más erguidas.

Una de las típicas molestias que surgen cuando uno no esta acostumbrado a ir en bici es el dolor de sillín. Esto pasa cuando no estamos acostumbrados a sentarnos solo apoyando los isquios. Muchos ciclistas suelen decir que para solucionar esta molestia hay que hacer cayo, o lo que es lo mismo, acostumbrar al cuerpo a base de horas de rodar. Al contrario de lo que mucha gente piensa, esta molestia no se elimina utilizando sillines muy blandos, si no que de esta manera podemos aumentar las molestias, ya que los isquios se hunden más de lo debido en el sillín aumentando la compresión en los tendones de alrededor de la articulación del la pelvis con la cabeza del femur.
En cuanto a la salud en los sillines, no solo es importante escoger un sillín que no genere compresiones en la zona perineal, si no que además es muy importante saber como sentarse en ellos.
Lo más importante de todo es sentarse colocando los isquiones en la zona más ancha del sillín, esto nos asegurará que la zona perineal y la genital queda libre de compresiones asegurándonos un buen riego sanguíneo hacia las piernas. Si vemos algún ciclista que le sale medio sillín por detrás, es mala señal.
Si al cabo de unos minutos rodando vemos que poco a poco nos hemos ido desplazando hacia delante significa que el sillín esta mal ajustado y debemos moverlo hacia delante. Los sillines se fijan a la tija de sillín mediante unos raíles, estos tienen la función de ajustar el avance del sillín para conseguir la posición más óptima para el ciclista. Es muy fácil ver algún ciclista al cual le sale medio sillín por detrás, eso significa que se está sentando en la nariz del sillín, lo que conlleva que los isquiones quedan flotando a banda y banda del sillín y toda la presión recaen donde nunca debería. A la hora de ajustar la posición de un sillín, a parte del avance, debemos prestar especial atención en que el sillín quede totalmente paralelo al suelo. Este aspecto es sumamente importante. Si colocar el sillín plano nos genera molestias significa que tenemos un problema de posición en la bici. Llevar el sillín inclinado nos va a generar sobrecargar la espalda, los brazos y las muñecas.

3

A vueltas con las siglas BTT, XC, DH, MTB, …. y los tipos de bicis

3

s clases de bicicletas de montaña existen? ¿Cómo se clasifican? ¿Qué siglas usa cada categoría? Uno lee una sigla, busca la definición, esta le lleva a otra sigla y esta otra definición similar a la primera. Entonces te das cuentas que cuanto más aprendes, menos sabes. Viva la sabia ignorancia

Intentaré aportar mi gotita de agua a este mar de confusión que es la tipología de bicicletas de mountain bike.
En el colegio todo era sencillo: las cosas poseían una definición clara, tenían su clasificación y el mundo era blanco o negro. Pero la realidad es bien distinta, está llena de matices. Dicen que los matices enriquecen nuestras vidas, pero en ocasiones lo único que hacen es emborronarlo todo y crear confusión.

Empezaré por descifrar las siglas o expresiones más comunes que uno se puede encontrar en textos, revistas, catálogos, etc.

  • BTT (Bicicleta Todo Terreno)
  • MTB (Mountain Bike)
  • XC (Cross Country)
  • AM (All Mountain)
  • FR (Free Ride)
  • DH (Down Hill)
  • DJ (Dirt Jump)
  • 4X (Four Cross o Dual Slalom)
  • Hardtail (rígida, con suspensión delantera)
  • Fully (Full suspensión, con doble suspensión)

Una vez le ponemos nombre a las siglas, ahora viene lo más difícil: definir cada grupo para saber qué tipo de bici lleva uno o qué especialidad práctica. Para simplificar, nos centraremos en las especialidades más comunes de MTB.

XC (Cross Country)
Es la forma más común de la btt. Rutas que transitan por pistas y sendas. El recorrido es ondulado con subidas y descensos. La distancia suele ser un factor más importante que la dificultad técnica.
Las bicicletas XC solo tienen suspensión delantera (hardtail) y el recorrido de la suspensión oscila entre 60 y 100 mm. El peso suele oscilar entre los 9 y 12 kilos dependiendo de la calidad. Se busca la ligereza y confort.

AM (All Mountain)
Como su propio nombre indica, una bici para todo. Es parecida a la anterior con la diferencia que en este caso las rutas tienen un mayor nivel técnico (trialeras, saltos, etc.) y por tanto la bicicleta requiere unas características ligeramente diferentes.
Las bicicletas AM son fully (doble suspensión) y el recorrido oscila entre 100 y 160 mm. El peso es ligeramente superior a las XC, aunque cada día existen menos diferencias debido al avance tecnológico y los nuevos materiales.

FR (Free Ride)
Esta categoría implica grandes descensos, saltos, caídas, terrenos técnicos, bien naturales, bien hechos por el hombre. Es lo que aquí denominamos enduro. Técnicamente muy exigente, esta especialidad pone a prueba la habilidad del ciclista.
Las bicicletas FR tienen doble suspensión con una longitud que oscila entre los 150 y 200 mmm. Estas bicicletas están diseñadas para recibir grandes impactos y su peso oscila entre los 13 y 18 kg. No están pensadas para subir grandes desniveles y hacer etapas muy largas.

DH (Down Hill)
Esta especialidad consiste en realizar únicamente descensos. Los aficionados son subidos con vehículos, telesillas, etc. hasta la cima o punto más alto del trayecto. Desde allí descienden lo más rápido posible.
Las bicicletas DH están pensadas expresamente para esta finalidad y prácticamente no tienen otro uso. Obviamente tienen doble suspensión y su longitud oscila entre los 170 y 250 mm. El peso de la bicicleta puede variar entre los 15 y 20 kg.